¿Cómo funciona un sistema fotovoltaico o eólico?

Un sistema fotovoltaico es un dispositivo que obtiene energía eléctrica a través de la radiación solar. El sistema consta de los siguientes elementos (ver esquema):

Un generador solar, compuesto por un conjunto de paneles fotovoltaicos que captan la radiación luminosa procedente del sol y la transforman en corriente continua a baja tensión (12 ó 24 V).

Un acumulador (en sistemas aislados), que almacena la energía producida por el generador y permite disponer de corriente eléctrica fuera de las horas de luz o días nublados. En sistemas interconectados no se requiere de un acumulador, en este caso, la red sirve como respaldo.

Un regulador de carga, cuya misión es evitar sobrecargas o descargas excesivas al acumulador, además de asegurar que el sistema trabaje siempre en el punto de máxima eficiencia.

Un inversor, que transforma la corriente continua de 12 ó 24 V, en corriente alterna de 230 V.




Una instalación solar fotovoltaica sin inversor, utilización a 12Vcc



Una instalación solar fotovoltaica con inversor, utilización a 230Vca


Una vez almacenada la energía eléctrica en el acumulador hay dos opciones: sacar una línea directamente de éste para la instalación y utilizar lámparas y elementos de consumo de 12 ó 24 Vcc (primer esquema), o bien transformar la corriente continua en alterna de 230 V a través de un inversor (segundo esquema).

Si en vez de un panel solar se instala un aerogenerador el sistema se denomina eólico. Si se instalan ambos, será un sistema mixto. En este caso cada uno debe llevar su propio regulador.